27 de mayo de 2011

Venga la carretera...

Ya no hay peores noches. Huímos de la tormenta y llega el huracán, me detengo y caigo de rodillas pues he dicho suficiente. He sentido suficiente.
Nos veo a distancia bajo el árbol del deseo, estamos ahí de pie sosteniendo nuestra historia, y tú la rasgas, yo la siembro...
La verdad es que sé más de lo que tú crees, sé que he perdido mucho, sé que no existo en tu minúsculo mundo, sé que... tú sabes... nada regresa a su lugar.
Y es que... te amo tanto, que dueles.
Y es que... ojalá pudiera despertar de éste cruel sueño.
Y es que... son diez para las doce, y no puedo salir de tus ojos. Es eso lo que me mata, y lo que me hiere.
Pero alguien tiene que caer. En cuanto a mí, estoy inclinándome...
Cuando estés dispuesto a encontrarme, ahí estaré, caminando en la carretera bajo el huracán.
Podríamos ser tan fuertes, o destruirlo todo. Sólo un camino en esta autopista, eso es lo que necesitas.

2 comentarios:

  1. Anónimo11:56 p. m.

    lo lei mil veces y mil veces se me enchino la piel, animo no estas sola nunca <3

    ResponderEliminar