4 de mayo de 2011

Actos.


Y de nuevo vendrás a juzgarnos, vivos y muertos, y la tormenta no tendrá fin.
Creo en ti, descendiente y habitante de éste infierno. Me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido. Haz de mí lo que siempre merecí, lo que perdí por ser quien nunca debí.
Me pesa el haber jodido, ahí donde hay odio, donde hay error, donde hay tinieblas, donde hay tristeza, donde nunca se es perdonado, nunca se es perdonado...

1 comentario:

  1. Alejandro Cortés.3:54 p. m.

    Oooooooorale, es como un rezo!! Q locooo, muy chidooooo...

    ResponderEliminar