13 de marzo de 2011

El adiós de los tristes.


- ¿Hola? Encontré una nota tuya, donde pedías que te llame ¿te encuentras bien?

- Now I can't close my eyes when she's around… she's around…

- ¿Qué estás haciendo, qué está pasando? ¿Y porqué tu canto suena triste?

- Estoy aquí… sin más ropa que mis medias viejas que mi madre llama "las de puta"… sentada al borde, a instantes de saltar desde el balcón de mi recámara, el más alto de la ciudad donde puedo ver las torres, anuncios y luces grises, con una mano en el teléfono y la otra sujetando el barandal, mojadas por mi noche de llanto; no es noticia que soy la chica peligrosa más triste del mundo ¿ajá?.

- ¿Porqué saltas, Melpómene? ¿No temes? ¿No temes ahora mismo?

- Salto porque mis piernas quieren liberarse entre el viento; salto porque sí, temo, el miedo me ha comido las entrañas y chupado la existencia; salto porque no me queda más opción, al final de eso se trata todo… todos saltan. Todos esperan unos brazos abiertos que los atrapen. Todos en el intento caen al abismo. Todos caen…

- No quiero que te hagas daño, que te quiebres muñequita, no me perdonaría ser cómplice de tu idea mortal…

- Es que tú has sido mi cómplice. Mi amante, my favorite human on the planet, mi dulce compañero… suelta mi mano, desátame las piernas, sécame las lágrimas ácidas que queman mis mejillas, déjame romperme entre vidrios y piedras, envíame un beso, el último y más largo…

- ¿Dónde podré encontrarte? ¿Dónde estarás cuando necesite entrar en contacto con tu piel? ¿Y cuando necesite a alguien con quién hallar el amor después de hacer el amor, dónde te encuentro?

- Búscame en tus sábanas húmedas, en cada lluvia, en cada ojo triste que encuentres en tu reflejo, en cada lamento, en cada gemido que sueltes al llorar… yo estaré ahí, escuchándote con las piernas, besándote la frente, oh shit fuck and then you screaming: can you hear me, darling? can you fuckin' hear me???

- ¿Lo prometes, querida? Es que yo nunca quise dejarte sola… nunca quise hacerte daño… ahora sé que es un poco tarde, mi Melpómene… my flutter girl… espero no sea tarde para que sepas una cosa. No robaré más tu tiempo, sólo quiero que escuches. Te amo… no saltes, no sin mí. Es ya mucho el miedo que me asalta. No me dejes en testamento la mirada triste, ni esas medias rasgadas… no las quiero si no las portas. Hagamos de esto...

- …

- ¿Melpómene? Melpómene, can you hear me, now? Can you love me, right now? Can you hear me, love me, can you fly right now, baby???

3 comentarios:

  1. un aplauso para ti por esta historia.... es triste, pero la Melpomene es mas que una triste, es furia, dulzura y belleza y saldra de ese abismo mas fuerte que nunca... es cuestion de tiempo y amor hacia ti misma.... a la puta mierda los que no quieran ver en ti una sonrisa sincera, a la puta mierda... al final todo es mejor Máite.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:52 p. m.

    WOWWW... ENCONTRE SU BLOG AL ESTAR CURIOSEANDO POR UNOS CUANTOS Y QUEDE FASCINADO... AL LEER ENTRADAS ANTEIORES Y LEER ESTAS ULTIMAS ME SORPRENDE LA TRANSICION DE SENTIMIENTOS (AMOR-DECEPCION) QUE SIEMPRE Y DOLOROSAMENTE, ESTARAN LIGADOS... QUE BEUNO QUE PUEDA DESACERSE DE HOMBRES MALOS QUE SOLO DAÑAN A UNA HERMOSA MUJER COMO VOS... ANIMO LE MANDO UN BESO, UN SALUDO DESDE ALMERIA.
    XX

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:57 p. m.

    ME RECORDÓ EL POEMA DEL PADRE ERNESTO CARDENAL, LEELO SI PUEDES: http://www.lexia.com.ar/cardenal.htm

    ResponderEliminar